La Wikipedia en catalán -Viquipèdia- ha cumplido 20 años esta semana. Fue, nada más y nada menos, la segunda en ponerse en marcha, solo después de la inglesa, y ya cuenta con más de 670.000 artículos enciclopédicos. Pese a una intensa actividad y a la calidad del proyecto, una de las asignaturas pendientes continúa siendo la igualdad de género. Actualmente, las mujeres solo son protagonistas del 18,7% de biografías, pese a un crecimiento sostenido que ha hecho doblar los artículos en cinco años, pasando de 15.000 a 30.000. Esto es gracias a proyectos locales como Viquidones, que también buscan promover la participación de editoras. Actualmente solo representan entre el 15% y el 20% del total. La cuestión del género ha estado presente en los últimos años en el proyecto colaborativo, que ha hecho un esfuerzo para ir avanzando en este aspecto.

La Viquipèdia es un proyecto vivo, que crece día a día, y tiene debates en su interior. Uno de los últimos, que ha tenido más eco por el hecho de que ha trascendido el propio mundo wikipedista, gira en torno a la categorización de los artículos. Actualmente, todas las mujeres con artículo en la Viquipèdia están indexadas bajo el masculino genérico. Así, Simone de Beauvoir está categorizada dentro de "escritores parisinos" y "feministas franceses". Solo hay categorías femeninas para profesiones tradicionalmente feminizadas, como "comadronas", jugadoras deportivas, cargos femeninos, como "emperatrices" o "abadesas" y títulos nobiliarios, como "princesas atenienses" o "reinas timúrides". El colectivo Dones amb Categoria, impulsor de la campaña homónima, denuncia en una carta abierta que esto "invisibiliza" a las mujeres y hace más difícil encontrarlas en la enciclopedia.

Esta cuestión ha sido debatida en el seno del proyecto varias veces, pero siempre ha habido una mayoría favorable a dejarlo tal como está, y, por lo tanto, no crear categorías en femenino. Versiones como la española, la inglesa o la francesa sí que las tienen. "El 20º cumpleaños puede ser una buena oportunidad para que se revisen los criterios", explica una portavoz del colectivo promotor a Público. Las impulsoras de la campaña consideran que se trata de una "anomalía" y confían que sacar el debate fuera del proyecto le dará un eco que contribuya a crear más opiniones favorables para cuando se vuelva a hablar de la cuestión en su interior.